CMSI+10 : Discurso Osvaldo Larancuent en la ONU

Share

20 de octubre de 2015. Naciones Unidas, New York. El pasado lunes el Sr. Osvaldo Larancuent, profesor del área de TIC en la universidad INTEC en Santo Domingo, República Dominicana (DR); fue invitado a un panel conversatorio para dialogar sobre el Impacto de las TIC para Promover el Desarrollo, moderado por la Sra. Anne Miroux, Directora de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD); como parte de las revisiones del Borrador Zero en el marco del proceso de las II Consultas Informales de la CMSI + 10, celebrada el 19 de octubre; en la sede de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, Estados Unidos de América. Esta es una nota sobre los temas tratados en su participación: Las TIC como plataforma para la innovación y la creación de valor.

OL on UN WSIS10

OL como panelistas en la ONU, sobre el impacto TIC en el desarrollo.

El prof. Larancuent reflexionó sobre cómo las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), alineadas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en colaboración y con un enfoque a largo plazo, podrían impulsar el desempeño de las Naciones, en sus metas para aliviar la pobreza extrema; mejorar la salud y la educación; aumentar el empleo, potenciar las condiciones socioeconómicas y alcanzar el bienestar de la sociedad.

Manifestó entusiasmo por el contenido del Borrador Cero, trabajo colaborativo que recoge los logros alcanzados tras diez (10) años desde la celebración de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (CMSI + 10) cuando se puso en marcha, en Túnez (2005), el plan de acción con los resultados que hoy vemos, expresando: “En ningún otro momento del pasado, miles de millones de personas han tenido la oportunidad de acceder a la información como lo hacen hoy en día accediendo a Internet, desde la palma de sus manos; nutriéndose del flujo de conocimientos, potenciando sus capacidades para producir y compartir herramientas productivas, y programas como los de educación a distancia; esto es, de ser productores y consumidores; con la capacidad de unirse a las tendencias y acceder a una nueva ola de servicios electrónicos (servicios-e) que amplían el alcance, la participación a distancia y la inclusión de los seres humanos, apoyados sobre infraestructuras TIC que de forma innovadora se presentan como gobierno-e, comercio-e, colaboración-e, aprendizaje-e; todos ellos estimulando la productividad, la inclusión financiera, la innovación y el cambio en nuestras sociedades. Se ha creado una oferta de contenidos, que son demandados cada vez en mayor medida por la sociedad “.

Reflexionó sobre el concepto de acceso, palabra muy en boga en nuestros días, pero de alcance limitado a conexión a Internet: “Necesitamos más acceso de las personas para utilizar y demandar contenidos locales disponibles en Internet: en su idioma, enfocados en su cultura; alineados a sus valores. La sociedad civil, la academia, los ingenieros, los técnicos, profesionales, el sector privado empresarial, todos ellos necesitan una mayor participación para colaborar en este proceso de creación de la oferta de contenidos requerida”.

Conceptualizando sobre los cambios, afirmó: “¡Reconocemos que la gente teme el cambio, especialmente por la incertidumbre que crea! Pero pienso que todos estaríamos dispuestos a aceptar el cambio, si mejorara nuestra calidad de vida, si nos proporcionara nuevos y útiles conocimientos; nuevas herramientas para aumentar nuestra productividad; nuevas experiencias exitosas. Las TIC tienen el potencial para promover el crecimiento y la eficiencia, pero son herramientas, que requieren de conocimientos, no son tan automáticas, no son plug-and-play”.

Extendiéndose sobre el tema anterior añadió: “Las academias, los técnicos, los ingenieros, los profesionales son las fuentes naturales de conocimientos y expertise; las empresas y sector privado tienen son especialistas en eficiencia, las inversiones y los medios para financiar el crecimiento del negocio; la sociedad civil alertan y se involucran en la innovación social, para promover el respeto de los derechos humanos, la salud, la educación, la inclusión, la salud, la educación, la participación, la igualdad, el trabajo; en fin que esta, nuestra sociedad, está dispuesta a contribuir con la innovación, inversiones, nuevos modelos de negocio. Los políticos, las autoridades, los gobiernos tienen la responsabilidad de crear e implementar políticas públicas, para promover el bienestar, el equilibrio social; y por ello deben crear un entorno propicio, habilitador, que cree puentes, invitando a todos a unirse”.

Y a continuación admitió algunos retos a enfrentar: “Es cierto que la aplicación de las políticas públicas, está limitada a las prioridades y necesidades financieras para su ejecución de cada gobernante. Sin embargo, el rol de los políticos y los gobiernos es implementar o poner en marcha la visión por la cuál fueron votados para la generación de bienestar, con eficiencia y en un proceso incremental, que tras el paso de cada nuevo gobernante, dejen un legado. De esta forma la sociedad se beneficia en el mediano plazo, de la solución paulatina de los problemas, superando retos y proponiéndose nuevos alcanzables en el largo plazo. Por el otro lado, dado el carácter permanente de la sociedad, esta debe desempeñar un rol fundamental en el seguimiento al plan, mientras contribuye con su ejecución, de forma colaborativa. Pero los gobiernos y los políticos tienen un gran reto: promover un ambiente de credibilidad y confianza, fundamental no solo para transmitir su visión, sino para transformarla en acciones, compromiso y atraer la colaboración que requiere. Es decir, asegurar que todas las partes en la sociedad participan en ese círculo virtuoso en el corto, mediano y largo plazo”.

Al concluir su participación, el Sr. Larancuent invitó a respaldar y continuar la adopción del cambio iniciado hace diez años, con la ayuda de las instituciones multilaterales como las Naciones Unidas y todos sus organismos, que han mostrado resultados impresionantes en su asistencia y apoyo a las naciones miembros para mantener la paz, asegurar el progreso, compartir conocimientos, medir logros: “Modelos como el de Foro de Gobernanza Internet por ejemplo, han demostrado éxito como modelo de colaboración autorregulado. Las TIC deben mejorar nuestras sociedades, pero centradas en las personas, mediante la atracción de una colaboración más innovadora de la academia, ingenieros, profesionales, técnicos, la sociedad civil, sectores empresariales, entre otros interesados. Los gobiernos no están solos en el intento de superar la brecha digital, nosotros, la sociedad, todos interesados, estamos listos y dispuestos a ayudar con esta tarea. Todos queremos, todos deseamos contribuir; pero necesitamos la creación de puentes por las autoridades, de manera que haga sentido para todos nosotros, involucrarnos, ¡crear valor!”.

—-
El señor Osvaldo Larancuent es docente en la universidad INTEC y la UASD, primada de América, en la República Dominicana (RD). Tiene un master en Leading Innovation And Change (York SJ, UK); y es Ingeniero de Sistemas (INTEC, RD). Dirige su empresa O. Larancuent Consulting (http://olc.do), donde ofrece consultoría en Innovación TIC; mentor de emprendimientos de innovación social y de negocios. Tiene una experiencia de 23+ años en el sector de Servicios Financieros en roles de CIO y CBDO, en Banreservas el mayor banco de RD (sector público). Escribe artículos en la prensa y en su blog Innovación y Cambio (http://innovacionycambio.org). Está vinculado a diferentes asociaciones profesionales y empresariales relacionadas a las TIC como la Cámara Americana de Comercio, Cámara TIC, Internet Society, entre otros.
Su correo electrónico es osvaldo.larancuent@intec.edu.do; twitter: @olarancuent.

Share